Unos frases de Almudena Grandes: Bárbara contra la muerte

Almudena Grandes: Bárbara contra la muerte

Bárbara! esta es la tercera vez que te llamo, andas siempre en la luna de Valencia… te pasa algo? No madre qué va… contesté.

porque ella había dicho izquierda, tenía que haber dicho izquierda,

A una monja vieja y desconocida para mí.

Tenía cara de hombre, como las brujas de las pesadillas, y creí poder escuchar cómo crujían sus huesos, tan torcida, tan decrépita estaba que al principio me dijo pena, hasta que se volvió hacia mí.

Sonrió para mostrarme sus encías negras, y me increpó con voz ronca, arruinada.

Sois todas unas hijas de puta, y yo no me voy a quedar aquí.

yo quiero casarme y tener muchos hijos. ella rió al escuchar, una carcajada afilada, hiriente como una flecha que da en el blanco.

Ya solo podía llorar, y ella parecía cada vez más furiosa. desgraciada! me gritaba. por qué lloras?

La madre Ana me recomendó que no le contara a nadie lo que había pasado.

Al fin y al cabo, ha sido todo culpa tuya, porque yo te dije que mi despacho estaba a la derecha, a la derecha!

Te serías capaz de hablar conmigo como si yo no fuera tu nieta?

Soy guapa abuela?

Tu crees que podré tener muchos novios?

Si te crees que eres tú quien va a comerme a mí, vas listo… Abrí la boca y lo mastiqué con decisión, negándome a cualquier asco en el instante triunfal.

tema: Miedo del perspectivo de niña. Quiere ser un madre no una monja

Primer persona

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s